2012/06/03

El juego de las formas

Para un ilustrador la tarea de "inventar algo" no es tan sencillo como parece, no son las habilidades técnicas para dibujar las que posibilitan la creación de imágenes, se requiere de un sentido creativo, muchas veces se dice que el ilustrador se enfrenta al "monstruo de la hoja en blanco", cuando un dibujante se dispone a realizar un encargo se sienta frente a la hoja en blanco esperando que surja alguna idea y es muy común la imagen del dibujante arrugando hoja tras hoja sin conseguír alguna buena idea. Yo solía hojear libros de arte en busca de algo que me provocará alguna idea, el resultado era que terminaba emulando a otro artista, obtenía un buen resultado con mi ilustración pero en el fondo sabia que no era del todo mi propia creatividad.


El juego de las formas surge de un ejercicio propuesto por Anthony Browne en el libro que lleva el mismo nombre. 

Mauricio Gómez Morín me propuso dibujar rayas de forma aleatoria con una línea continua, trazando formas onduladas que se cruzan varias veces en un intento por cubrir todos los espacios de la hoja, el lápiz hace un recorrido de un extremo a otro de la hoja. El resultado es una hoja rayada que presenta secciones de figuras y formas. Se observar con detenimiento las rayas que se han trazado, girando la hoja observando la hoja de distintos ángulos, la intención del ejercicio es la reconocer formas (rostros, cuerpos, animales u objetos). 


En una tercera etapa del ejercicio, se traza o  se remarcan  aquellas figuras que van “apareciendo”, con la opción de dibujar detalles del rostro para definir la figura. Se incluye el uso de colores. 


En la cuarta etapa del ejercicio se escribe un texto a partir de las figuras o los personajes que se dibujaron. Lo que sea, sin censura, ni juicios de valor, en estas dos etapas no se analiza lo que se esta dibujando, ni lo que se escribe, solo se crea algo, una idea que requiere un proceso.



También conviene que alguien mas participe y se solicita a otra persona observe el dibujo y que hagan un segundo texto inspirado en los personajes. Es muy frecuente que alguien tenga otra visión del dibujo y que los elementos cobren otro sentido.



Para dibujar no se requieren muchas habilidades técnicas, no es importante, lo importante es desarrollar un sentido creativo, el sentido creativo sirve para superar problemas en este caso el problema de entregar a tiempo un encargo de dibujo o quizá también de un texto en el caso de los escritores.




Esta es una propuesta que practíco con mis alumnos para romper con discursos comunes en clase como "no se que dibujar" o "no se me ocurre que escribir", todo conocimiento requiere un método y es importante conocer los procesos, las ideas no surgen de la nada o en este caso de la hoja en blanco.

Los trabajos presentados son de algunos jóvenes de la Comunidad para el Desarrollo de Adolecentes (CDA). 
Publicar un comentario