2014/02/10

Dibujando formas a partir de manchas



Sesión de especialidad de ilustración en Academia Mexicana de Arte Secuencial (AMAS) el día 1 de febrero. El ejercicio consiste en manchar con pincel y tinta china las hojas destinadas a esta actividad. En esta primera etapa no se pretende dibujar algo especifico, se trata de crear la mayor cantidad de texturas en medios tonos o alto contraste.



Lo siguiente es observar detenidamente la mancha de la hoja con el objetivo de encontrar formas conocidas, pueden ser personajes humanos o animales, plantas y/o paisajes, las características de lo que se observe puede ser realista, caricaturesco o de tipo fantástico. En cualquier caso el objetivo estará superado. 


Una vez que se identifica la forma, se trazan con la tinta, líneas o manchas para definir el dibujo. También es valido rasgar el papel para conseguir efectos de lineas blancas sobre superficie pintada de negro.


Las manchas pueden obtenerse de gotas que se escurren por la superficie de la hoja, sin la intención de crear un patrón. Sin embargo al doblar la hoja con la tinte fresca ofrece algunas simetrías que nos recuerdan aspectos de la naturaleza o la cultura.


En la imagen de abajo yo podía observar la cabeza de un cisne con el cuerpo en diagonal, la tinta mas concentrada definía el perímetro del personaje con una textura gris de tono medio el pico y con una gota de pintura se dibujaba su ojo.


El alumno observo la cara de un conejo y esto es lo mas importante de este ejercicio, distintas miradas reconocen diferentes formas, pero una vez que se define la figura es difícil que diferentes miradas observen cosas distintas.


 Las manchas de tinta negra pueden sugerir una figura, pero en otros casos, los mas enriquecedores forman texturas o sombras de una figura mas compleja. Cuanto más manchas se relacionen unas con otras mas efectivo es el ejercicio de observación. El ejercicio parte de reconocer formas en las paredes o el techo, con la intención de llevarlo a un siguiente nivel, el de definir la forma.

 Un siguiente nivel del ejercicio es tomar una textura y dibujar algo especifico, en ese caso se busca la mancha "perfecta" para encajar nuestro dibujo. En coacciones la mancha nos obliga a cambiar la posición inicial que teníamos en nuestra mente.

Así damos comienzo también a la técnica de entintado, que no  tiene que ser "limpio" sino presiso, logrando conseguir un mayor impacto visual. Las luces y sombras otorgan al dibujo un mayor dramatismo a la imagen.



























Publicar un comentario